25
dic

Los secretos psicodélicos de Santa Claus

   Posted by: Gundulf   in Chamán, Chamanismo

Las modernas tradiciones navideñas se basan en antiguos rituales chamánicos de ingesta de hongos.

Por Dana Larsen (artículo original en inglés)

Aunque la mayoría de la gente ve la Navidad como una fiesta cristiana, muchos de los símbolos e iconos que asociamos con las celebraciones de Navidad, en realidad derivan de las tradiciones chamánicas de los pueblos pre-cristianos del norte de Europa.

El hongo sagrado de estos pueblos era la seta amanita muscaria roja y blanca, también conocida como matamoscas o falsa oronja. Estos hongos son ahora comúnmente representados en los libros de cuentos de hadas, y se asocian generalmente con la magia y las hadas. Esto es debido a que contienen potentes compuestos alucinógenos, y fueron utilizados por los pueblos antiguos para alcanzar experiencias introspectivas y trascendentales.

La mayoría de los principales elementos de la moderna celebración de la Navidad, como Santa Claus, los árboles de Navidad, los renos mágicos y la entrega de regalos, originalmente se basan en las tradiciones en torno a la cosecha y el consumo de estos hongos sagrados.

 

El árbol del mundo

Estos pueblos antiguos, incluyendo los lapones de Finlandia de hoy en día, y las tribus Koyak de las estepas rusas centrales, creyeron en la idea de un árbol del mundo. El Árbol del Mundo fue visto como una especie de eje cósmico, en el que los planos del universo son fijos. Las raíces del árbol del mundo se extienden hacia abajo en el inframundo, el tronco es la “Tierra Media” de la existencia cotidiana, y sus ramas se extienden hacia arriba en el reino celestial.

La Estrella Polar también fue considerada sagrada, ya que todas las otras estrellas del cielo giraban en torno a su punto fijo. Se asocia esta “Estrella Polar” con el Árbol del Mundo y el eje central del universo. La parte superior del Árbol del Mundo toca la Estrella del Norte, siendo el espíritu del chamán capaz de llegar al reino de los dioses subiendo por este árbol metafórico. Este es el verdadero significado de la estrella en la parte superior del moderno árbol de Navidad, y también la razón por la que el super chamán Santa tiene su casa en el Polo Norte.

La Amanita muscaria crece sólo bajo ciertos tipos de árboles, en su mayoría abetos y árboles de hoja perenne. Los capuchones de las setas son el fruto del largo micelio que se extiende debajo de la tierra y que existe en una relación simbiótica con las raíces del árbol. Para los antiguos, estos hongos eran literalmente “el fruto del árbol”.

Los pueblos antiguos se admiraban de cómo estos hongos mágicos surgían de la tierra sin semilla visible. A su juicio, este “nacimiento virginal” era el resultado del rocío de la mañana, lo que fue visto como el semen de la deidad. El oropel plata que cuelga en nuestro moderno árbol de Navidad representa este líquido divino.

 

El verdadero papel de los renos

El componente activo de los hongos amanita no es metabolizado por el cuerpo, por lo que permanecen activos en la orina. De hecho, es más seguro beber la orina de una persona que ha consumido los hongos que comer los hongos directamente, ya que muchos de los compuestos tóxicos son procesadas y eliminadas en el primer paso a través del cuerpo.

Era una práctica común entre los pueblos antiguos de reciclar los potentes efectos de la seta a través del consumo de la propia de orina. Los ingredientes de la Amanita pueden permanecer activos incluso después de seis pasadas a través del cuerpo humano. Algunos estudiosos sostienen que este es el origen de la frase “to get pissed”, ya que esta actividad, la de beber la orina, precedió a la de beber alcohol por miles de años.

Los renos eran los animales sagrados de estos pueblos semi-nómadas, ya que los renos proporcionaban alimentos, vivienda, ropa y otras necesidades. Los renos son también aficionados a comer los hongos amanita, que tras buscarlos e ingerirlos, hacen cabriolas bajo sus influjos. A menudo, la orina de los renos sería consumida por sus efectos psicodélicos.

Este efecto va en el otro sentido, como los renos también disfrutar de la orina de un ser humano, especialmente uno que ha consumido las setas. De hecho, el reno buscará la orina humana para beber, y algunos miembros de la tribu transportan en contenedores de piel de foca de su propia orina recogida, que utilizan para atraer a los renos perdidos de vuelta al rebaño.

Los efectos de la seta amanita por lo general incluyen sensaciones de distorsión tamaño y la habilidad de volar. La sensación de volar podría ser responsable de las leyendas de renos voladores, y las leyendas de los viajes chamánicos incluyen historias de renos con alas, transportando a sus jinetes hasta las ramas más altas del árbol del mundo.

 

Santa Claus, el súper chamán

Aunque la imagen moderna de Santa Claus fue creado por lo menos en parte por el departamento de publicidad de Coca-Cola, en verdad su aspecto, vestimenta, gestos y compañeros lo señalan como la reencarnación de los antiguos chamanes recolectores de setas.

Uno de los efectos secundarios de comer hongos amanita es que las características de la piel facial y adquieren un resplandor enrojecido, rojizo. Esto es por qué Santa siempre se muestra con las mejillas rojas y la nariz brillantes. Incluso el alegre “Ho, ho, ho!” de Papá Noel es la risa eufórica de quien ha consumido el hongo mágico.

Santa también se viste como un recolector de setas. Cuando llegó el momento de salir a cosechar los hongos mágicos, los antiguos chamanes se vestían igual que Santa, con abrigos adornados de pieles rojas y blancas y largas botas negras.

Estos pueblos vivían en casas hechas de piel de reno y abedules, llamadas “yurts”. De forma similar a un tipi, el orificio central para la salida del humo de los yurts, a menudo también se utiliza como una entrada. Después de recoger las setas de debajo de los árboles sagrados en los que aparecieron, los chamanes llenaban sus sacos y regresaban a casa. Bajando por las entradas de chimenea, compartían los regalos de los hongos con los que están dentro.

El hongo Amanita necesita ser secado antes de ser consumido, el proceso de secado reduce la toxicidad del hongo mientras que aumenta su potencia. El chamán podría guiar al grupo en ensartar los hongos y colgarlos en torno a la chimenea del fuego para secar. Esta tradición se repite en los elementos modernos de encadenar las palomitas de maíz u otros elementos.

Los viajes psicodélicos bajo la influencia de la amanita fueron también simbolizados por un palo que alcanzaba el agujero de la chimenea en la parte superior del yurt. El agujero de la chimenea simboliza el portal por donde el espíritu del chamán sale del plano físico.

El famoso viaje mágico de Santa Claus, en el que su trineo le lleva alrededor de todo el planeta en una sola noche, se desarrolló a partir del “carro celestial” usado por los dioses, del que Santa y otras figuras chamánicas son descendientes. El carro de Odín, Thor y hasta del dios egipcio Osiris, es ahora conocido como la Osa Mayor, que circula alrededor de la Estrella Polar en un período de 24 horas.

En las diferentes versiones de la historia antigua, el carro era tirado por renos o caballos. A medida que los animales se agotan, su saliva mezclada con sangre cae al suelo, formando los hongos amanita.

 

San Nicolás y el viejo Nick

San Nicolás es una figura legendaria que supuestamente vivió en el siglo cuarto. Su culto se extendió rápidamente y Nicolás se convirtió en el santo patrón de muchos grupos diversos, incluidos los jueces, casas de empeño, criminales, comerciantes, marineros, panaderos, los viajeros, los pobres y los niños.

La mayoría de historiadores de la religión coinciden en que San Nicolás en realidad no existió como una persona real, y en cambio era una versión cristianizada de los primeros dioses paganos. Las leyendas de San Nicolás se crearon principalmente versionando historias del dios teutónico Hold Nickar, asimilado como Poseidón por los griegos. Este poderoso dios del mar era conocido por galopar por el cielo durante el solsticio de invierno, granjeando favores a sus adoradores.

Cuando la Iglesia Católica creó el personaje de San Nicolás, que tomó su nombre de “Nickar” y le dio título que poseía Poseidón de “el Marino”. Hay miles de iglesias que llevan el nombre de San Nicolás, la mayoría de las cuales habían sido previamente templos de Poseidón y Hold Nickar. (Como las deidades paganas antiguas fueron demonizados por la iglesia cristiana, el nombre Hold Nickar fue asociado con Satanás, conocido como “el viejo Nick”)

Las tradiciones locales fueron incorporadas a las nuevas fiestas cristianas para hacerlas más fácilmente aceptables por los nuevos conversos. Para estos primeros cristianos, San Nicolás se convirtió en una especie de “super-chamán” que se sobrepuso a sus propias prácticas culturales chamánicas. Muchas imágenes de San Nicolás de estos primeros tiempos lo muestran vestido de rojo y blanco, o de pie delante de un fondo rojo con puntos blancos, el diseño de la seta amanita.

San Nicolás también adoptó algunas de las cualidades de la legendaria “Abuela Befana” de Italia, que llenó las medias de los niños con los regalos. Su santuario en Bari, Italia, se convirtió en un santuario dedicado a San Nicolás.

 

El mundo moderno, las tradiciones antiguas

Algunos psicólogos han discutido la “disonancia cognitiva”, que ocurre cuando los niños se les anima a creer en la existencia literal de Santa Claus, mentira que es descubierta por sus padres cuando ya son mayores. De este modo engañamos a nuestros niños robándoles un patrimonio rico, el origen real de esos antiguos rituales que tienen las raíces profundas de nuestra historia y nuestro inconsciente colectivo. Gracias a una mejor comprensión de las verdades dentro de estas fiestas populares, podemos entender mejor el mundo moderno, y nuestro lugar en él.

Muchas personas en el mundo moderno han rechazado la Navidad por ser demasiado comercial, alegando que este ritual de dar es en realidad una celebración del materialismo y la codicia. Sin embargo, el verdadero espíritu de este festival de invierno no reside en el intercambio de juguetes de plástico, sino en la celebración de un regalo de la tierra: la fructificación de la parte superior de un hongo mágico, y las experiencias reveladoras que pueden proporcionar.

En lugar de perpetuar los mitos obsoletos y fuera de lugar de una festividad, puede ser más satisfactorio volver a la fuente original de estas celebraciones estacionales. ¿Qué hay de volver a lo básico y disfrutar de algunas setas mágicas con sus seres queridos este solsticio? ¿Qué mejor regalo puede compartir una familia que un pequeño pedazo de amor y de iluminación?

Tags:

This entry was posted on Martes, diciembre 25th, 2012 at 23:13 and is filed under Chamán, Chamanismo. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed at this time.

{"error":"Website uid not found"}